La proyección internacional de Setenil: nuestra arquitectura, en la Universidad japonesa de Kioto

PEDDRO ANDRADES
Con mi gratitud personal al arquitecto Salvador Prieto

La proyección internacional del entramado urbano de Setenil, esa «alianza inverosímil entre la arquitectura y la geología” que decía Caballero Bonald, no deja de sorprender. En estos diez años de publicaciones en Imagina Setenil he recogido el asombro por nuestro pueblo en el Times, en el prestigioso canal europeo Arte, en la revista de la compañía aérea Norwengian, y hasta en el Perú. Pero es especialmente significativa la fascinación que provoca Setenil en Asia, que se refleja en publicaciones internacionales como la revista de viajes de AirAsia o en programas televisivos de amplísima difusión en Corea del Sur o Japón.

El rastro de la seducción urbanística de las calles-cueva de Setenil nos lleva ahora a Kioto, la que fuera capital del Japón imperial. El arquitecto estepeño Salvador Prieto cuenta la siguiente historia sobre nuestro pueblo, que le sorprendió como investigador en la Universidad de esta ciudad: «Mientras consultaba diversas revistas de arquitectura japonesas en la biblioteca de Katsura me encontré con este dibujo en la revista de arquitectura Jutakutokushu. ¡Una sección de Setenil de las Bodegas! Se trataba de una publicación periódica dentro de la revista llamada «El poder de viajar«, llevada a cabo por Kentaro Ataka. En este caso se titulaba algo así como «asentamientos estratificados en un acantilado. En sus inicios como profesor (lecturer) estuvo viajando por el mundo visitando casas tradicionales, tomando medidas, conociendo el clima que las rodeaba, y entrevistando a sus habitantes. Desde viviendas en el desierto de Irán hasta casas tropicales de Vietnam, para acabar en Setenil. A través de un alumno había visto unas fotografías de Setenil y deciden entonces visitarlo. Un pequeño texto acompaña la publicación, donde entre otras cosas dice: «Las casas blancas llenan los valles que cortan bruscamente en las colinas» y habla de la relación entre el paisaje, los habitantes y las casas. Justo un mes antes de marchar a Japón estuve visitando un fin de semana Setenil. Una bonita coincidencia». En la publicación aparecen una foto de la calle Cabrerizas y otra del conjunto histórico de Setenil, junto a un dibujo que muestra, en un corte ransversal, el cañón horadado por el río Guadalporcún.

¡¡¡Arigató!!!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.