PEDRO ANDRADES

Como una metáfora del Nacimiento navideño, María GJ nos ha regalado una serie de fotografías infantiles de Setenil que son un maravilloso retrato del porvenir, estampas reales de niños y niñas del pueblo envueltos en un halo mágico como si formaran parte de un singular «Belén viviente». Es un descubrimiento más de una magnífica fotógrafa, que ha mostrado una sensibilidad especial para apropiarse del rostro humano y la vida de Setenil, que nos conmueve con la ternura y la calidad técnica de sus imágenes, como ocurre con el retrato del embarazo de Debora o la fantasía de Carla. Desde luego es una fortuna para Setenil contar con su talento y su perseverancia. Esto lo hace alguien con apellido británico en vez de cerrillero y estamos todos haciéndole la ola. Enhorabuena María y gracias por regalarnos estos christmas con rostro de Setenil. En este enlace a su Facebook podéis ver la serie completa en su tamaño original y en este otro algunas de sus fotografías compartidas en Imagina Setenil.