ELI DOMÍNGUEZ. CASA CUEVA EL ARRABAL.

ELI DOMÍNGUEZ. CASA CUEVA EL ARRABAL.

ELI DOMÍNGUEZ. CASA CUEVA EL ARRABAL.
El Domínguez y Juan Arroyo han reformado recientemente una antigua casa familiar en la esquina de Mina con la Herrería, una de las calles más impresionantes de Andalucía. El resultado es la casa-cueva El Arrabal, una vivienda preciosa, confortable y reconstruida con muy buen gusto que este verano ha tenido una ocupación del 100%. “A partir del fin del estado de alarma, e incluso antes, cuando se empezó a permitir la movilidad dentro de la provincia, ha habido gran demanda de alojamiento en nuestro pueblo”, nos dice Eli Domínguez. “La ocupación ha sido casi del 100% desde que reanudé la actividad. Todos nuestros clientes demandaban destino seguro, con poca incidencia del covid y con una especial atención en las prácticas de desinfección y limpieza. Lo que sí he observado es que las reservas no se han hecho con mucha anticipación. Por supuesto, hemos tenido muchas cancelaciones de clientela extranjera. Los huéspedes han sido mayoritariamente nacionales, muchos de ellos del centro y norte de nuestra península, que han contado con Setenil como punto intermedio entre su lugar de procedencia y su destino final”. A su juicio,
“La gran afluencia ha llevado a una sobreocupación tanto de alojamientos como de establecimientos de restauración, algo inusual en épocas estivales en nuestro pueblo en años anteriores”. Eli hace hincapié “en la colaboración en las medidas preventivas: nosotros, recibiendo a los visitantes con gratitud y amabilidad, y los visitantes disfrutando de nuestro pueblo con educación y compromiso de respeto”.

ELI DOMÍNGUEZ. CASA CUEVA EL ARRABAL.
El Domínguez y Juan Arroyo han reformado recientemente una antigua casa familiar en la esquina de Mina con la Herrería, una de las calles más impresionantes de Andalucía. El resultado es la casa-cueva El Arrabal, una vivienda preciosa, confortable y reconstruida con muy buen gusto que este verano ha tenido una ocupación del 100%. “A partir del fin del estado de alarma, e incluso antes, cuando se empezó a permitir la movilidad dentro de la provincia, ha habido gran demanda de alojamiento en nuestro pueblo”, nos dice Eli Domínguez. “La ocupación ha sido casi del 100% desde que reanudé la actividad. Todos nuestros clientes demandaban destino seguro, con poca incidencia del covid y con una especial atención en las prácticas de desinfección y limpieza. Lo que sí he observado es que las reservas no se han hecho con mucha anticipación. Por supuesto, hemos tenido muchas cancelaciones de clientela extranjera. Los huéspedes han sido mayoritariamente nacionales, muchos de ellos del centro y norte de nuestra península, que han contado con Setenil como punto intermedio entre su lugar de procedencia y su destino final”. A su juicio,
“La gran afluencia ha llevado a una sobreocupación tanto de alojamientos como de establecimientos de restauración, algo inusual en épocas estivales en nuestro pueblo en años anteriores”. Eli hace hincapié “en la colaboración en las medidas preventivas: nosotros, recibiendo a los visitantes con gratitud y amabilidad, y los visitantes disfrutando de nuestro pueblo con educación y compromiso de respeto”.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.